Semillas de consciencia sembradas en la madre tierra

 

Huerto de la Hermandad nace como una visión en la que el Huerto es la Santa planeta Tierra con su energía materna y donde las almas venimos a aprender y desarrollar la frecuencia de ser hermanos, la Hermandad.

 

Huerto de la Hermandad tiene la intensión de integrarte y brindar en conjunto herramientas prácticas, y sabiduría que nace en el corazón para inspirar crear felicidad radiante, salud y equilibrio en en todos para experimentar paz, libertad, y flujo con la vida… y así todos podamos jugar el parte esencial y único en este cambio que va de la competencia instintiva animal básica a la complementareidad propia de un humano consciente y así juntos cambiar el mundo para mejor, en un corazón, una mente y un alma humana enriquecida por la uni-diversidad.

 

En este sitio los pensadores y creadores conscientes, son bienvenidos e invitados a compartir su conocimiento, sabiduría y pasión con una comunidad global que desea crear un presente como base de un futuro positivos  y construido por todos.

 

Los conocimientos que compartimos son catalizadores para un cambio positivo personal y social. Nuestra misión es ayudar a llevar la conciencia a nuestra vida en todos los niveles, a través de la mente, el cuerpo y el espíritu, mediante la autocosnciencia y la responsabilidad.

 

Actualizar partes de un todo, es igual a una actualización del todo. Al cambiarte a ti mismo, cambias el mundo. Al convertirte en la mejor versión de ti mismo mejoras el planeta entero. Al enseñar con el ejemplo, el nivel de referencia de la conciencia global aumenta, y los sistemas de creencias colectivas cambian. Así, todos los que forman parte de este movimiento serán referidos como hermanos, porque compartimos el mismo origen, la misma madre, el mismo padre, el mismo principio y  el mismo hogar.

 

 

Cada uno de nosotros es, en la perspectiva cósmica, precioso.

 

 

Es tiempo de ayudar a despertar, perfeccionar, y expandir la Consciencia infinita que somos.

 

 

La verdad profunda yace dentro de ti, hermano.