Activismo Dirigido por el Espíritu: el Verdadero Poder Colectivo

Activismo Espiritual el Verdadero Poder Colectivo

La única esperanza para el futuro es el Activismo Espiritual o activismo dirigido por el espíritu, que es integración de la sabiduría espiritual más profunda y su manifestación en una acción clara, consciente y radical aplicada en todas las áreas de la vida, tanto interior como exterior.

 

Con toda la desarmonía que hemos generado debemos apresurarnos en el despertar de la consciencia y transformarnos individual y colectivamente para poder preservar el planeta y sanar las divisiones entre poderosos e impotentes. Avancemos ahora con determinación y sabía pasión.

 

La indiferencia del ego espiritual

 

A medida que el mundo es conducido a un estado de caos por una combinación de despotismo de arriba hacia abajo y pacifismo políticamente correcto de abajo hacia arriba, los buscadores de ‘el camino’ se sientan en la posición de loto contemplando sus ombligos o desviándo la mirada hacia el éter de otro mundo. 

 

Buscar participar en disciplinas espirituales internas puede ser fácilmente usado como una excusa para no hacer nada. Nada de lo que realmente importa. Nada que constituya una postura en contra de la destrucción que ocurre a nuestro alrededor. Digo “se puede usar con bastante facilidad” porque muchos aspirantes que llenan seminarios espirituales, talleres, conferencias y retiros en todo el planeta, han adoptado la opinión popular de que no deberían involucrarse en confrontar nada, excepto posiblemente a ellos mismos. Esta clase de activismo lejos de ser un verdadero activismo espiritual es mera falta de voluntad y de hermandad.

 

La afirmación que hacen estas personas es que tratar de evitar que algo malo suceda va en contra del “trabajo espiritual interior”. Es “confrontacional” y, por lo tanto, alienta una vibración negativa, cuando lo que se pide es “paz, amor y tolerancia”.

 

Esto es mero ego espiritual y una evasión de la simple responsabilidad humana (capacidad de respuesta) de actuar ante casos crudos de injusticia y crueldad. No es una reacción espiritual en absoluto; es más bien lo opuesto, un simple acto de cobardía que se esconde detrás de enseñanzas metafísicas que dicen que uno debe ir “hacia adentro” solamente, en lugar de hacia afuera, si uno quiere hacer algo bueno en el mundo. Un mantra muy conveniente para aquellos que desean evitar sentir o asumir cualquier responsabilidad por los impactantes niveles de crueldad y destrucción que ellos mismos admiten libremente presenciándolo, e indirectamente apoyándolo a diario.

 

“No”, dicen esas personas, “haremos un mundo mejor solo meditando y cambiando el nivel vibratorio del carbono al cristalino. No nos corresponde a nosotros luchar contra las fuerzas del mal que controlan este mundo. Si tienen éxito en sus ambiciones, y destruyen nuestro planeta en el proceso, es porque el mal todavía prevalece más que el bien, ¡así que debemos seguir meditando para volvernos más espirituales y evitar ser atrapados en cualquier forma de conflicto! “

 

El autoengaño y la evasión

 

Ahora la ironía de esta situación es realmente muy profunda. Porque lo que estos buscadores de espíritu están diciendo y haciendo, suponiendo que al menos algunos realmente están “haciendo” su trabajo espiritual y no están en un viaje puramente escapista, no están totalmente equivocados. Pero, sin un compromiso igual y complementario de dejar de apoyar lo que saben que es insostenible, más el compromiso de prestar un servicio activo a la humanidad y satisfacer las necesidades planetarias, entonces, no tiene sentido esencial, y esto debe ser reconocido como una forma de engaño y evasión.

 

Es sólo la mitad de algo entero que es tomado como si fuera completo completo, es una ilusión peligrosa. Una verdad a medias, cuando se considera una verdad total, es de hecho un gran engaño y es particularmente popular entre la clase política. La auto mejora espiritual siempre debe estar acoplada a acciones tangibles en apoyo de la humanidad, los animales, las plantas, el agua, y el planeta entero,  porque de lo contrario se vuelve involutiva.

 

Activismo espiritual natural e integral

 

En el otro extremo del espectro, hay quienes se unen a los movimientos de protesta y grupos de acción directa, que no escucharán nada que tenga que ver con los “lo espiritual” si se interpone en el camino. Personas que a menudo son almas valientes y de hecho son valientes, y cuya lucha para proteger el reino del Creador contra actos de destrucción sin sentido, están considerablemente más cerca de la verdadera esencia de la espiritualidad que el mundo en el que viven muchos de los llamados aspirantes espirituales.

 

La valentía es una cualidad importante, pero muchos de activistas que se dirigen a bloquear la construcción de una nueva autopista a través de un bosque prístino serían cien veces más efectivos si agregaran el poder de una intención espiritual consciente a su lucha.

 

¿Por qué, por qué, las personas tienen que identificarse con uno u otro de estos enfoques? ¿Por qué no podemos todos conformarnos con declararnos “activistas espirituales” y continuar con el trabajo? Esta es la calidad que realmente tiene el poder de hacer / traer cambios para mejorar. Nada puede interponerse en el camino de las almas apasionadas totalmente comprometidas, que combinan sus poderes internos y externos para proteger y promover todo lo que tiene valor y belleza en el planeta tierra. Todo.

 

Si bien puede sonar heroico, este es de hecho el estado natural de expresión para un ser humano que no ha sucumbido a las técnicas de control mental ubicuas de la sociedad y / o que no ha sido víctima de una propaganda pretenciosa o de la indiferencia misma por falta de voluntad. ¡Se trata de un instinto humano inmaculado que reaccionará (sí, reaccionará) ante actos de evidente injusticia expresando un fuerte sentido de indignación justa que conduce al deseo de actuar! Esto se debe a que todos estamos vinculados, y en el plano subconsciente colectivo, somos uno. Cuando uno ve a su prójimo siendo pateado en la cabeza por un tipo enloquecido, el primer (y mejor) instinto de uno es tratar de ayudar a la persona en problemas.

 

Ahora extiende esa emoción al reino animal, vegetal y de toda la materia viva, y encontrarás que es tu corazón el que está abriendo el camino. El corazón de uno es quien está liderando la rebelión contra la injusticia, y nadie discutirá contra el hecho de que el corazón se encuentra en el centro de nuestra espiritualidad innata.

 

“Seguir tu corazón ” es el primer escalón en el camino de la verdad. Las acciones que fluyen desde aquí representan una respuesta espiritual genuina. Una basada en la compasión y la empatía por y con la diversidad divina de la creación. Tomar medidas para defender esa creación es un activismo espiritual. Aquí está la respuesta de alguien cuyo ser interno y externo no está  en conflicto entre sí.

 

Es la dinámica del equilibrio. Un estado en el que se activa y se actúa con el espíritu colectivo de amor que compartimos con los demás seres. Sí, activado y actuado. Ambos.

 

La re-evolución del activismo espiritual, un cambio de conciencia

 

El activista espiritual es nuestro estado natural antes de ser pre-controlado por la mente. Es el ser que no ha sido pacificado por el adoctrinamiento a las formas del status quo. Quien no ha tratado de identificarse sólo con el espíritu, o solo con el guerrero, pero naturalmente encuentra que él / ella es eso, por el simple hecho de ser humano.

 

¡Cómo se regocijaría nuestro mundo si esta raza de actores y actrices emergiera con actos a la vanguardia de los asuntos de la humanidad!

 

Ya hemos tenido suficiente de esa “unidad” individualizada. Bastante, gracias. “A ninguna parte” es precisamente a donde llegaremos mientras las personas continúen dividiéndose dentro de divisiones del Todo con su egoísmo espiritual mientras creen que han encontrado “el camino”.

 

Entonces, la meditación y el espíritu funcionan por todos los medios y en todas las formas, pero inmediatamente vierten sus frutos para actuar contra la injusticia, y más allá de eso, hacia el proceso de construcción de un nuevo modelo de humanidad.

 

Una acción real no se trata de felicitarse a sí mismo por enviar un mensaje preparado a Greenpeace para detener la perforación petrolera en el Ártico. La acción real es ponerse a sí mismo en la línea (cuerpo, mente y espíritu) para crear un futuro digno para la humanidad y todas las formas de vida en todas las múltiples formas en que sea necesario hoy en día.

 

Albert Einstein dijo: “El mundo es un lugar peligroso, no por los que hacen el mal, sino por los que miran y no hacen nada”. Nunca se dijeron palabras más verdaderas.

 

En un momento de engaño masivo y corrupción en los niveles más altos de la sociedad, en todo el mundo, todos los que tienen un corazón necesitan que sus manos se unan a la cuerda de la resistencia, del cambio positivo. Todos los que tienen un alma, y ​​un nivel básico de conciencia, necesitan ir al mundo y comenzar a poner en marcha un gran giro en los asuntos de la humanidad. Un giro que reflejará el potencial, la belleza y el poder del acto humano en pleno flujo creativo. Espíritu y acción en movimiento – unidos como uno solo.

 

Entonces, de aquí en adelante, desea buena suerte a la aparición del activista espiritual, y despídete del mundo de las casas a medio construir que tergiversan la verdad en el egoísmo de una vida con  apariencia de santidad.

 

Y mientras lo haces, también di adiós a todas las otras desviaciones de la verdad que destruyen la sangre de la vida misma.

The following two tabs change content below.
Colaborador en el Huerto de La Hermandad. Quiero ser un espejo para tu auto-reflexión e inspirarte para crear armonía en tu vida. Un espejo es más efectivo cuando no hay imagen de antemano, así que no pintaré una de mí. Me gustaría compartirte herramientas para que hagas tu propio camino y realices tu automaestría. Todo lo que comparto es de mi propio viaje. Si puedes beneficiarte de ello, me alegra mucho. Sólo toma lo que resuena, y deja el resto. : )