10 Métodos Instantáneos para Vencer los Miedos Internos

10 Métodos Instantáneos para Vencer los Miedos Internos

¿Te pones nervioso, ansioso o asustado en situaciones en las que no hay ninguna razón aparente para hacerlo? Esta es la vida para la mayoría de la gente. Digamos que estás en una reunión laboral  o en una reunión social y piensas en algo que quieres decir. Tal vez sea incluso algo que puede beneficiar enormemente a todos los que están allí. Pero luego tu corazón comienza a acelerarse, tus manos comienzan a sudar y tu pecho se siente apretado. Afortunadamente, hay algunos métodos que puedes utilizar para vencer los miedos internos y volver instantáneamente a un estado más tranquilo.

 

1 – Encaja la conciencia en el miedo

Esto precede a todos los métodos siguientes para vencer los miedos internos. No puedes cambiar aquello de lo que no eres consciente, así que ser consciente del miedo y reconocerlo plenamente puede reducirlo inmediatamente para algunos. Lo objetivas en lugar de sentirlo como un ser vivo que te posee.

 

2 – Localiza y relaja

Ahora eres consciente del miedo. Localiza las áreas en tu cuerpo que se sienten tensas. Relaja esas áreas completamente. Deja ir lo que sea que esté allí. Luego, relaja tu cuello, hombros, espalda, cadera y piernas. Probablemente encontrarás que los hombros y el área del pecho están tensos. Tu respiración es probablemente superficial. Inhala profundamente y deja ir el aire como un profundo suspiro de descanso, y siente que la conciencia fresca y tranquila como ese viento que exhalas se hace cargo ahora. Todo está bien.

 

3 – Di no al impulso – Crea nuevas creencias

El miedo es tu inconsciente alimentando un impulso para actuar de cierta manera basado en un determinado estímulo. Si actúas sobre este estímulo se convierte en una creencia. A partir de ahora, cuando tengas esa sensación de tensión en el pecho, di no a la sensación y sustitúyela por otra sensación mejor. Una forma de hacer esto es decir las palabras del sentimiento con el que quieres reemplazar el miedo en tu cabeza y sentir la emoción. Luego actúa de la manera que creas apropiada para la situación. Al hacer esto, empiezas a crear una nueva creencia más beneficiosa.

 

4 – Respira con tu diafragma

Otra cosa importante para vencer los miedos internos es la concentración profunda en la respiración. Respira profundamente con tu diafragma (la zona del bajo vientre). Sigue la respiración, el flujo de aire desde el área pélvica hasta la nariz. Siente el aire rozando tus fosas nasales y empujando tu sacro hacia abajo en ondas. Concéntrate en la sensación, si no sientes el aire a través de tu cuerpo enfócate en sentir como entra el aire fresco por tus fosas nasales y como al salir por tu nariz se siente ligeramente más tibio. Retén tu atención en ello por unos minutos. Pruébalo ahora.

 

5 – Sonríe

El cerebro y el cuerpo son uno. Es imposible sonreír sin que tu estado de ánimo se vea afectado. El efecto no suele ser grande, pero ayuda. Sonríe también con tus ojos y ayuda a los sentimientos con palabras que asocias con la felicidad: palabras como divertido, feliz, dicha, más divertido, divertidísimo. 🙂 !

 

6 – Cálmate

Sostén un brazo sobre tu estómago y un brazo sobre tu  corazón. Esto tiene un efecto calmante. Averigüa qué brazo sobre qué parte funciona mejor para ti. Nuevamente, ayuda al sentimiento con palabras – Palabras como calma, paz, serenidad y amor pueden ayudar. Sin embargo, el acto de autosostenerse con los brazos dará cierta legitimidad a la creencia latente. Cuando finalmente te sientas tranquilo, enfócate intensamente en cómo estás todavía en ese preciso momento en esa misma situación. Sólo observa sin juzgar y permanece presente.

 

7 – Lenguaje corporal abierto

Cuando sientes miedo y abres tu lenguaje corporal, estás frente a la cara del miedo diciendo “¡Carajo, miedo!”. De nuevo, tu cuerpo y tu mente son uno. Toma el lenguaje corporal que te da más confianza, cambia de postura o mueve las manos y las piernas en una posición más cómoda. La eficacia de esta técnica para vencer los miedos internos depende un poco de cuánto te identifiques con el miedo. Para algunos podría ser muy eficaz un lenguaje corporal relajado.

 

8 – ¿Cuál será mi próximo pensamiento?

Un truco simple para volver a la conciencia plena del presente en cualquier situación es preguntarse: “¿Me pregunto cuál será mi próximo pensamiento?” Y luego concentrarse intensamente en lo que será. Esto también te permitirá ver la conexión entre la conciencia, lo que verdaderamente eres, y el pensamiento, que es solo un objeto.

 

9 – Apóyate en la ansiedad

Apoyarse en la ansiedad significa aceptarla, sentirla y analizarla. No te sientas encogido. Pregúntate por qué estás asustado: ¿Es esto racional? ¿Es una situación que realmente representa una amenaza de daño grave? ¿El área de exploración de amenazas de mi cerebro está sobre activa?… Pero no analices en exceso ni le pongas un significado extra. No te juzgues a ti mismo. Solo observa lo que es y encuentra lo que no tiene sentido en los patrones de reacción. Tu inconsciente aborrece la incoherencia. Encuentra la incoherencia y tu inconsciente debe cambiar.

 

10 – AMOR

Lleva amor sobre lo que esté provocando tus miedos internos. Si se trata de una situación social, baña a las personas con intenciones de amor. Haz que tu propósito sea hacer que se sientan importantes y amados por ti. El amor es conciencia pura, te traerá de vuelta al presente y elevará tu frecuencia.

 

☀A m o r… ❤


AÚN MÁS COSAS BUENAS

Porqué deberías dejar de intentar reparar a las personas

Porqué deberías dejar de intentar reparar a las personas

Dejar el Pasado Atrás 5 Prácticas Poderosas para Liberar la Carga Emocional y las Heridas

Dejar el Pasado Atrás: 5 Prácticas Poderosas para Liberar la Carga Emocional y las Heridas

La Aceptación de la Muerte- Alan Watts

La Aceptación de la Muerte como un Monumento a la Vida

The following two tabs change content below.
Colaborador en el Huerto de La Hermandad. Quiero ser un espejo para tu auto-reflexión e inspirarte para crear armonía en tu vida. Un espejo es más efectivo cuando no hay imagen de antemano, así que no pintaré una de mí. Me gustaría compartirte herramientas para que hagas tu propio camino y realices tu automaestría. Todo lo que comparto es de mi propio viaje. Si puedes beneficiarte de ello, me alegra mucho. Sólo toma lo que resuena, y deja el resto. : )