Despertar Espiritual: Consciencia Plena y Muerte del Ego

Despertar Espiritual Consciencia Plena y Muerte del Ego

Es cierto que durante el despertar espiritual se accede a la consciencia plena pero, ¿este despertar de la consciencia hace que suceda la muerte del ego o la identidad del yo?

 

La consciencia plena no tiene nada que ver con el pensamiento

 

Antes que nada, es necesario saber que el despertar espiritual (consciencia plena) está disponible para todos: La experiencia de la consciencia plena no tiene nada que ver con el pensamiento. Una persona no es mejor en comparación con otra, ni puede otra persona, aunque sea iluminada, experimentar algo que no puede. La atención plena no es exclusiva de algunos e indisponible para otros. La mente puede pensar acerca de la conciencia por medio de responder o reflexionar sobre una experiencia consciente, pero la mente pensante no puede volverse consciente.

 

La conciencia plena es una experiencia de conciencia, pero no puedes pensar cómo llegar a ella. No puedes llegar por el pensamiento. El pensamiento consciente no es la atención consciente. Hacer lo contrario al tratar de no pensar para que puedas volverte consciente tampoco funciona. Eso es solo pensamiento pensando en tratar de no pensar, pensamiento tratando de ser consciente. La atención plena no consiste en tratar de pensar o tratar de no pensar. Pensar no tiene nada que ver con la conciencia plena.

 

El pensamiento final -que no se trata de la atención plena- es la comprensión de que el pensamiento “yo” o identidad “yo” es solo eso, una identidad creada por el pensamiento. En efecto, es la comprensión de que sólo existes en el pensamiento, y que fuera del pensamiento no existes, al menos no como un pensamiento.

 

Cuando experimentamos la conciencia plena podemos conectarnos, descubrir, notar o tomar conciencia de que estamos fuera del pensamiento, pero el pensamiento no puede ir a ese lugar.

 

 

Somos más que sólo lo que podemos pensar

 

¿La conciencia es notada por el pensamiento y, de no ser así, qué es lo que en realidad está notando la consciencia? Si no es pensamiento, entonces la conciencia es incognoscible. Es experiencial, pero incognoscible. Lo que realmente eres, consciencia, no es pensamiento y no es creado por el pensamiento. Por lo tanto, tiene que ser algo distinto o ajeno al pensamiento que está notando conciencia.

 

La mente no puede pensar más allá del pensamiento porque la mente es pensamiento. No puedes hacer esto mejor que un perro o gato o el pato en el estanque que tampoco puede saber en qué país se encuentra, en qué año o locación, o moneda vigente. Un animal no puede saber qué hay más allá de su capacidad de comprensión, y no puede relacionarse con los conceptos inventados por el hombre de tiempo, ubicación o dinero. Del mismo modo, no podemos entender lo que está más allá de la capacidad intelectual de una mente humana.

 

Una de las cosas que se suele experimentar durante el despertar espiritual es que no eres nada (o todo), y aunque hay una verdad en la idea de que no estás separado de nada, que realmente lo eres todo, al mismo tiempo eres nada. La mente se separa e identifica, y piensa que eres lo que sea, la mente piensa que eres. Aunque la mente puede identificarse con no tener identidad, no puede conectarse completamente con la unidad, para ella eso solo puede ser un concepto.

 

No podemos pensar fuera del pensamiento porque nos experimentamos como pensamiento. Eso es lo que pensamos que somos, pero lo que realmente somos está más allá de lo que pensamos . Cualquier cosa que pensemos es solo pensamiento pensando e identificándose con el pensamiento.

 

Estás pensando y no puedes decir que no eres el pensamiento, no puedes desidentificarte fácilmente del pensamiento, sin embargo, eres mucho más que un simple pensamiento. Eres lo que está fuera del pensamiento. Eres lo que no puedes pensar. Eres lo que no se puede entender o comprender. Tu eres eso. Y lo que sea que pienses acerca de la consciencia plena no es eso completamente.

Despertar espiritual y conciencia plena

Eres lo que fuiste hace 200 años y lo que serás dentro de 200 años. Eso es lo que eres. La mente, tu mente, mi mente, no puede comprender ese concepto, pero ¿puedes sentirlo? Tu identidad individual no estaba aquí en ese entonces, y tarde o temprano morirá y no volverá a estar aquí, pero no es quién eres. Es solo quien crees que eres. 

 

Lo único que puedes hacer es ser quien crees que eres y jugar con ello. No puedes estar con un concepto de lo que no eres, incluso si realmente eres lo que crees que no eres. Sin embargo, puedes saber que sea lo que sea que pienses, eso no es todo. Eres lo que no puedes imaginar o pensar que eres, así que deja de intentarlo.

 

Darte cuenta de que no eres una identidad mental o lo que sea que pienses que eres, y que en realidad eres otra cosa, algo que no se puede pensar, es algo confuso, pero es parte del despertar espiritual

 

La buena noticia es que quién o lo que realmente eres no puede morir. Pero la mala noticia es que tu concepto de ti mismo, de una forma u otra, morirá. Eso es una garantía de hierro fundido.

 

 

El despertar espiritual y la identidad del yo

 

Se ha dicho que en el proceso del despertar espiritual, tienes que “morir antes de morir”. Esa es la muerte de la identidad del “yo” y, sin embargo, la historia de ti continuará desarrollándose. La idea de “muere antes de morir” no es muy útil porque la mente pensante no puede hacerse morir, como si fuera posible volverse pura conciencia. Además, proporciona a la mente un objetivo inalcanzable, como esperar a que el yo desaparezca, otra idea espiritual que, en mi opinión, es imposible.

 

En lugar de tratar de no existir como una mente pensante con una identidad o esperar a que el yo desaparezca por arte de magia, el despertar espiritual consiste en darse cuenta de que no eres quien crees que eres y no eres lo que crees que eres ahora. . Hay más para ti que una mente pensante con una identidad de “yo” o una mente pensante con una identidad de “no-yo”. Para darse cuenta de eso es el despertar espiritual.

 

Quien crees que eres no quiere ser lo que realmente eres. La identidad creada no quiere morir, porque no habría nada para ti si perdieras tu identidad de “yo”.

 

Despertar a lo que realmente somos es la muerte del “yo”, pero, irónicamente, la identidad del “yo” es la que quiere despertar, como una identidad iluminada. —No voy a un viaje de despertar espiritual porque quiero perder mi identidad “yo”. “No, gracias”. Me aferraré a mi idea de “yo” y descubriré el despertar espiritual, me digo a mí mismo. Tendré ambos, que por supuesto es algo que sólo un “yo” podría querer y algo que una mente nunca puede tener.—

 

En otro giro de la ironía, en realidad ya tenemos ambos. La identidad del “yo” no tiene que transformarse en conciencia (no se puede hacer) y la conciencia no tiene que convertirse en la identidad del “yo”. Ambos ya están aquí y no van a ninguna parte. En última instancia, ya son uno, ya que no hay una separación real de uno de otro, a pesar de que tienden a experimentarse de esa manera. En realidad, no hay dos de ustedes: la identidad y la conciencia del “yo”. En realidad, la identidad del “yo” es la conciencia, pero experimentamos un “yo” separado.

 

Cuando practicamos la atención plena, podemos experimentar una conciencia que parece observar la identidad del “yo”, y por lo tanto parece que se experimenta algo más que la mente pensante, pero tu eres todo.

 

Es posible experimentar una fusión y una falta de separación en la que nada está observando nada o todo está observando todo. Sin embargo, esto no es algo que la mente pueda hacer, por lo que no tiene sentido convertirlo en una meta. Sucede o no sucede, y eso no depende de ti, ya que no puedes hacer que la conciencia y el pensamiento se fusionen en uno solo. Ya son uno, y tu experiencia de lo que sea que experimentes (solo pensamiento, solo conciencia, pensamiento y conciencia juntos pero separados, o unidad) es tu experiencia, y una experiencia no es mejor que otra. Lo mejor que puedes hacer es practicar cómo notar tu experiencia sin intentar cambiarla por algo que no es.

 

La mente quiere quedarse con el concepto de un yo separado porque perder eso es morir, no existir como una identidad separada. La unidad es la pérdida del ser separado y ningún ser separado quiere perder su sentido de separación e identidad. Tu sentido de separación o creencia en tu identidad, incluso la identidad de una persona que haya vivido una iluminación espiritual previamente, quiere continuar. No hay nada en la consciencia plena permanente para ti, aparte de la muerte de la idea de ti, y nadie quiere eso.

 

—No me importa fingir que no existo o imaginar que me he despertado espiritualmente, pero no lo quiero si eso significa que me pierdo “a mí”—. Sin embargo, el despertar espiritual no se trata de la pérdida, sino de la realización y la no interferencia. Se trata de permitir que el personaje “yo” continúe y observe u observe lo que sucede desde un lugar o una perspectiva de neutralidad incondicional, que es lo que eres.

 

Una cosa es segura: la idea de ti, la identidad del “yo”, de una forma u otra morirá. El miedo a la muerte es una ilusión creada por el pensamiento, pero es absolutamente real para mí y para ti porque vemos la muerte, la hemos presenciado y creemos con absoluta certeza que la muerte está llegando. Creemos en nuestra existencia y nuestra muerte final.

 

Moriré, tú morirás, pero ¿quién muere? ¿Qué está muriendo exactamente? No sabes quién eres o lo que eres y yo tampoco. Entonces, ¿quién muere, qué muere exactamente?

 

 

Vivimos y morimos en “no saber”

 

Vivimos en el no saber y moriremos en el no saber. Todo es un gran misterio, el misterio de la vida y el misterio de la muerte. No sabemos quiénes somos, porqué estamos aquí o incluso si hay un “por qué” y no sabemos qué es la muerte. No sabemos nada. No podemos saberlo porque nuestras mentes no tienen la capacidad de comprender lo que está más allá de su capacidad de comprensión. Pero, podemos experimentar lo que esto es, experimentar la vida, “experimentar la muerte”, y en el inter, experimentar conscientemente, pero incluso, muchas veces, el despertar espiritual a muchos nos sucede sin saberlo, pero sientes que algo en ti ha cambiado, y simplemente eres más consciente de todo.

 

Y está bien no saber. Es posible encontrar un lugar de paz y relajarse y descansar en no saber: no saber qué es la vida, por qué es la vida, quiénes somos o qué es la muerte. El no saber es la realidad de nuestra realidad. Es la verdad. Es la vida.

 

No tenemos idea. Todos estamos en la oscuridad. Estamos juntos, solos, como uno solo. 🙂

¿El Despertar Espiritual, hace Inevitable la Muerte del Ego

¿Hay algo en algún lugar de ti que tenga un sentido de lo que eres, fuera del pensamiento y fuera del tiempo? Lo que sea que sientas, eso es lo que eres. Eso Es. Eso es conciencia y la percepción de eso es: atención plena, conciencia plena, conciencia despierta, conciencia consciente, o mindfulness.

The following two tabs change content below.
Colaborador en el Huerto de La Hermandad. Quiero ser un espejo para tu auto-reflexión e inspirarte para crear armonía en tu vida. Un espejo es más efectivo cuando no hay imagen de antemano, así que no pintaré una de mí. Me gustaría compartirte herramientas para que hagas tu propio camino y realices tu automaestría. Todo lo que comparto es de mi propio viaje. Si puedes beneficiarte de ello, me alegra mucho. Sólo toma lo que resuena, y deja el resto. : )